6 Razones para volver al Prado en 2014

Por | 19 diciembre, 2013 | 0 comentarios

Ampliación de los Jerónimos del Museo del Prado

El Museo del Prado es fuera de toda duda una de las pinacotecas más importantes del mundo, con más de 200.000 obras de los más distinguidos artistas. Sin embargo, este número tan redondo puede dar lugar a la falsa idea de que las obras expuestas siempre son las mismas, y que visto una vez ya no hay necesidad de volver. Nada más lejos de la realidad.

Más allá de las exposiciones temporales, que cada año aportan novedades a la visita, también la colección permanente del Prado es objeto de cambios: se guardan unas obras en los sótanos, se exponen otras que hace varios años no veían la luz… en los últimos cinco años el museo ha introducido importantes novedades que aportan sobradas razones para volver a visitar el Prado 2014.

  1. Cubo de Moneo. La mayor ampliación del Museo en sus casi doscientos años de historia, que ha incrementado la superficie expositiva del mismo en 19.952 metros cuadrados bajo la dirección del arquitecto Moneo. Las obras han recuperado el solar del claustro, conectando el edificio principal de Juan de Villanueva con los Jerónimos. El nuevo espacio, inaugurado en 2007, mantiene los arcos y columnas originales del claustro en su interior, mientras que por fuera presenta la forma de cubo moderno de la que toma su nombre. 
  2. Nueva Sala Várez Fisa (sala 52A). Esta misma semana, el Prado ha inaugurado una nueva sala con obras de arte español que abarcan desde el Románico a los inicios del Renacimiento. Además del interés de estas pinturas en sí mismas, la propia sala es merecedora de una visita, puesto que el techo de la misma está decorado con un artesonado en madera policromada que data del siglo XV.
  3. Mona Lisa del Prado (sala 49). Desde verano de 2012, tras una visita a su hermana gemela en el Louvre, podemos admirar en el Prado la más antigua y fiel copia del célebre cuadro de Leonardo Da Vinci. Los expertos coinciden en que fue realizada por miembros de su taller al mismo tiempo que el maestro pintaba la original, lo que la hace muy valiosa. Además, al estar recién restaurada podremos apreciar matices de luz y color que en la original han quedado oscurecidos por el paso de los siglos.
  4. “La Virgen de la Leche” de Berruguete (sala 57B). Cedida por el Ayuntamiento de Madrid por un periodo de al menos cinco años, se cree que esta joya del arte español del siglo XV fue un encargo de Beatriz Galindo, La Latina, al artista palentino. Los expertos coinciden en que es una de las obras maestras de Pedro Berruguete, que ahora podemos admirar en contexto junto a otras tablas del pintor.
  5. La exposición “Las furias: de Tiziano a Ribera”. En enero de 2014 el Prado inaugurará una exposición en la que podremos ver el Prometeo encadenado de Rubens y Snyders, cedido de forma excepcional para la ocasión por el Philadelphia Museum of Art. La muestra gira en torno a Ticio, Sísifo, Ixión y Tántalo, los cuatro condenados al Hades grecolatino que se conocen comúnmente con el nombre de furias, y que tantas obras inspiraron entre los artistas de los siglos XVI y XVII.
  6. Centenario de El Greco. El año que viene se cumplirán 400 años del fallecimiento de uno de los pintores más emblemáticos del museo: Doménikos Theotokópoulos, mejor conocido como El Greco. Durante este 2013, algunas de sus obras han sido retiradas de sus ubicaciones originales con el fin de restaurarlas y exponerlas en El Prado con motivo de esta efeméride durante el año próximo. Una ocasión única que no podemos desperdiciar.

Escrito por 

Categorías: General

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con *

*

Mostrar