El rincón de las croquetas en Madrid

Por | 9 julio, 2013 | 0 comentarios

Dedicar un fin de semana a pasear por la gran ciudad que es Madrid puede deparar sorpresas más que agradables.

Hoy te proponemos una ruta, en la que descubrirán todo un templo para el paladar, un lugar selecto donde degustar lo mejor de la gastronomía madrileña.

En el corazón del Madrid más histórico se encuentra este el restaurante, muy discreto desde el exterior, casi escondido, sin estridencias. Concretamente el local ocupa el número 17 de Calle Segovia.

Este descubrimiento reúne todos los requisitos para triunfar: pequeño y familiar, coqueto, cuidado al detalle, con magia y un encanto especial.

Apenas dispone de siete mesas, por lo que tendrán que acudir temprano a la hora de las tapas o bien en la cena, si es que quieren disfrutar de la oferta culinaria sentados.

La Gastrocroqueteria de Chema es el santuario de las croquetas, esas delicatessen que tan bien salen a las madries y a las abuelas. Chema Soler ha dado un giro radical al concepto de este frito, ofreciendo unos platos sorprendentes, genialmente presentados, ya que se meten por los ojos. Su carta, desde luego, es innovadora.

Las croquetas se piden en tándem, de dos en dos, y algunas de sus especialidades son las líquidas de queso, las de cocido sobre hummus y crujiente de zanahoria o las de setas sobre tomate caramelizado y parmesano.

Para completar la aventura, para acompañar estos soberbios bocados, en el menú también hay  macetas (ensaladas), tapas y cazuelitas.

Otras de sus especialidades son la fondue de queso al curry con croquetitas de pollo, las raciones del arroz del día, que habitualmente está realizado con ingredientes que sorprenden a todos los clientes y también a los amantes de la buena mesa, con panceta ibérica, langostinos y calabaza, entre otros manjares para elaborar el exquisito plato de arroz.

 

Categorías: Madrid Gastronomía

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con *

*

Mostrar