El origen del nombre de la calle Preciados

Por | 10 abril, 2014 | 0 comentarios

Balanza antigua, instrumento de los almotacenes

Situada en el corazón de Madrid, entre la plaza del Callao y la Puerta del Sol, por la calle Preciados transitan a diario decenas de miles de personas. La que es quizá la zona comercial más palpitante del centro de Madrid, es también la más cara: ocupa el quinto puesto en el ránking mundial de calles con el alquiler más elevado y está situada a apenas cincuenta metros de nuestro hotel.

Sin embargo, pocos conocen el origen de su nombre. La calle recuerda a dos hermanos que llevaban por apellido Preciado y que se hicieron querer por el pueblo madrileño con su buen hacer como funcionarios públicos.

Nuestra historia se remonta muchos siglos atrás, hacia 1490, cuando todavía en esta zona existía una quinta real que los monarcas utilizaban como zona de esparcimiento y recreo.

En aquel tiempo, convivían gran variedad de monedas, legado de los diferentes reinos que habían convivido en las últimas décadas en el centro de la Península. A esta complejidad se añadía que los criterios de pesos y medidas no estaban unificados, por lo que había sustanciales diferencias entre una fanega madrileña y una fanega toledana, por ejemplo.

¿Y cómo hacían los lugareños para entenderse?

Se encomendaban a la figura del almotacén. Este personaje era fundamental para el entendimiento de las partes durante las transacciones comerciales: examinaba los instrumentos de medir para garantizar que no habían sido falseados, comprobaba la autenticidad de las monedas y servía de mediador para aclarar el peso de una arroba, un quintal, un celemín, un azumbre o una fanega.

Los hermanos Preciado compartían este oficio y lo desempeñaban con especial pulcritud y honestidad, lo que les valió la estima de los comerciantes de la zona. Contribuyeron, además a la reforma monetaria española de 1497 y a la creación de un sistema de medida unificado. En esta calle se construyeron sendas casas, por lo que los madrileños comenzaron a llamarla “la calle de los Preciados”, que hoy abreviadamente se llama “calle de Preciados”.

Terminamos con una frase del cronista madrileño Pedro de Répide, que se refiere así a la denominación de la calle: “De hombres tan celosos del bien público es bueno que haya permanecido la memoria, ya que no ha podido quedar el ejemplo”.

De un pasado más reciente, la calle Preciados nos deja también el nombre de las antiguas Galerías Preciados, una de las cadenas de grandes almacenes más populares de España en la segunda mitad del siglo XX hasta que fue adquirida por El Corte Inglés, uno de cuyos almacenes ocupa hoy un edificio de esta gran arteria comercial de Madrid.

La proximidad de nuestro hotel a las tiendas y grandes superficies comerciales de la calle Preciados, hace del Liabeny uno de los hoteles más convenientes para ir de compras en Madrid.

Foto (CC) Procsilas Moscas en Flickr

Escrito por

Categorías: Madrid Diversión, Madrid Turismo

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con *

*

Mostrar