Hotel Liabeny Madrid

Conoce las últimas noticias de Hotel Liabeny

Hoteles desaparecidos en la Puerta del Sol

Por | 30 septiembre, 2014 | 0 comentarios

Puerta del Sol hacia 1870

Desde sus orígenes, la Puerta del Sol ha sido el punto de encuentro por excelencia en el centro de Madrid. El corazón de la ciudad, centro de todas las carreteras españolas y las comunicaciones interurbanas, con una envidiable proximidad a los lugares de interés en la capital: teatros, museos, instituciones administrativas…

Por ello no han faltado nunca en esta plaza desde tiempos muy remotos las fondas, posadas y hoteles que acogieran a los huéspedes venidos de tierras lejanas y cercanas. Sin embargo, el devenir de los acontecimientos ha hecho que estos lugares emblemáticos, que a menudo aparecen en los libros de historia o de viajes, se encuentren hoy desaparecidos.

Es el caso de La Vizcaína, que se encontraba en la esquina de la calle Mayor con la Puerta del Sol, donde ocupada dos plantas de la conocida “Casa Cordero”. Esta fonda abrió sus puertas en 1846 y su nombre se debía a la procedencia de la dueña, Ramona Berdorrain.

Ya desde su origen, además de por sus precios no demasiado baratos, se distinguió mucho de otras posadas de la capital por dos características: la primera, que la dueña conocía los gustos culinarios de otros países y ofrecía platos adaptados a su paladar, procurando no abusar del aceite y el ajo. La segunda, la introducción de menús “en table d’hôte”, una especie de menú del día con el que los huéspedes podían escoger los platos.

Casi veinte años más tarde, en 1861, se inaugura a pocos metros el Hotel de los Príncipes, en los números 11 y 12 de la plaza. Desde sus ventanas, el viajero Henry Blackburn contempló durante tardes y tardes la Puerta del Sol, de la que dejaría un bello retrato en su libro “Viajando por España en la actualidad” (1866)

En el verano de 1864 se inaugura también la mítica Fonda de París, también conocida como Grand Hôtel de París o simplemente Hotel París. Estaba situada entre la calle Alcalá y la Carrera de San Jerónimo, donde hoy podemos encontrar una gran tienda de tecnología.

Los cronistas dicen que este fue, en rigor, el primer establecimiento al que podríamos llamar hotel tal y como se entiende en la actualidad. Servicio de habitaciones, recepción, cuarto de baño individualizado para cada habitación, salón de lectura…

Sus elevados precios y su decoración de estilo francés lo convirtieron en el favorito de muchos personajes famosos de la época, como Édouard Manet, Rubén Darío o Rufino Blanco.

En el Hotel Liabeny estamos orgullosos de continuar con la tradición de hoteles en la Puerta del Sol, el auténtico corazón de Madrid.

Escrito por 

Categorías: Guías Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*