Un paseo calmado y lleno de historia por la Gran Vía

Por | 22 julio, 2013 | 0 comentarios

El trasiego por las calles de una gran ciudad es continuo. Miles de personas pasan cada día por el mismo, sitio, casi a la misma hora, y no se fijan en lo que ven.

Por eso hoy les invitamos a realizar un paseo calmado y lleno de historia por la Gran Vía madrileña, una de las calles más bellas del mundo, sólo comparable con Broadway en Nueva York.

Con una estética muy especial, esta arteria es bella desde nivel de calle hasta las alturas. Por eso hay que educar a nuestros ojos a que miren hacia arriba y se deleiten con las beldades del edificio Capitol (Schweppes), pasando por el hermoso edificio de la Telefónica, o el no menos impresionante Edificio Grassy.

La Gran Vía es un verdadero puzzle de estilos. Como se empezó a construir en 1910 y se terminó en 1931, fue recogiendo y recopilando las distintas modas arquitectónicas que venían de Europa.

La Gran Vía empieza en el edificio Grassy y no en el edificio Metrópolis como mucha gente cree. Desde este punto hasta Callao es todo un espectáculo de arquitectura, con art noveau y mucho modernismo en sus cristaleras, estatuas, cúpulas, chaflanes, balaustradas, rejerías, etc.

La calle Alcalá que discurre paralela a la Gran Vía, es también otro espectáculo arquitectónico. Entre ambas se levanta un edificio que es un verdadero tesoro: “El Petit Palace”.

Mientras, la Plaza de Callao presume de su Cine Callao, con un toque vintage que le da todo ese glamour y esa distinción.

Completan el decorado de esta mítica calle de Madrid, el Palacio de la Prensa, que está hecho de ladrillo, y por supuesto el Edificio Carrión o Cine Capitol, de influencias expresionistas, con un chaflán que ya forma parte de las leyendas de la Villa y Corte.

Desde Callao a Plaza España los edificios son bastante más austeros.

 

 

 

 

Categorías: Gran Vía de Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con *

*

Mostrar